Español


Las nuevas directrices para tratar la obesidad infantil incluyen la cirugía bariátrica por primera vez

Jan 10, 2023

La Academia Americana de Pediatría (AAP) ha publicado su primera guía integral para evaluar y tratar a niños y adolescentes con obesidad. Las nuevas directrices incluyen la cirugía bariátrica como una opción de tratamiento viable por primera vez.

La Guía de práctica clínica de la AAP, “Evaluación, prevención y tratamiento del sobrepeso y la obesidad infantil y adolescente” es la primera guía integral basada en la evidencia para abordar la obesidad infantil. Fue desarrollado por un comité de expertos en pediatría, nutrición, psicología, endocrinología, salud pública y otros campos relacionados.

El Dr. Nick Nicholson de la Clínica Nicholson para la Cirugía de Pérdida de Peso en Dallas dice que las nuevas directrices son un importante paso adelante para abordar este creciente problema de salud pública. “La obesidad infantil es una epidemia que afecta a millones de niños solo en los Estados Unidos. La intervención temprana es esencial para prevenir las complicaciones de salud a largo plazo asociadas con el aumento excesivo de peso en niños y adolescentes, como diabetes, enfermedades cardíacas, apnea del sueño, problemas articulares, estigma social e incluso problemas psicológicos como depresión o baja autoestima”.

Para los adolescentes que no han podido lograr una pérdida de peso significativa solo a través de cambios en el estilo de vida o que tienen complicaciones médicas graves debido a su aumento de peso, la AAP ahora recomienda la cirugía bariátrica como una opción para el tratamiento. La cirugía bariátrica puede proporcionar resultados de pérdida de peso a largo plazo al reducir el tamaño del estómago o redirigir la forma en que los alimentos se mueven a través del sistema digestivo para que el cuerpo absorba menos alimentos. Estas cirugías incluyen bypass gástrico, gastrectomía en manga y banda gástrica ajustable.

La AAP recomienda que los adolescentes sean evaluados por un equipo multidisciplinario de proveedores de atención médica antes de someterse a una cirugía bariátrica. Este equipo debe incluir proveedores médicos como pediatras y psiquiatras; Nutricionistas; Psicólogos; Endocrinólogos; especialistas en ejercicio; trabajadores sociales; y cirujanos que se especializan en procedimientos bariátricos. Este equipo debe evaluar la salud física del adolescente, el estado de salud mental, la disposición para cambiar los comportamientos relacionados con los hábitos alimenticios y los niveles de actividad física, la dinámica familiar relacionada con la elección de alimentos y cualquier factor de riesgo de complicaciones quirúrgicas o problemas postoperatorios.

La AAP también recomienda un seguimiento minucioso después de la cirugía bariátrica para asegurarse de que el adolescente cumpla con sus objetivos de pérdida de peso y controle cualquier posible efecto secundario del procedimiento. El seguimiento debe incluir visitas regulares con un proveedor de atención primaria o pediatra para controlar el estado de peso, el estado nutricional (incluidas las deficiencias de vitaminas / minerales), el estado de salud mental (incluida la depresión), los niveles de actividad física, el cumplimiento de las instrucciones postoperatorias proporcionadas por el cirujano o dietista / nutricionista involucrado en el manejo de la atención después del alta de la hospitalización después de la finalización del procedimiento) y cualquier otro problema relacionado con el manejo exitoso de la hospitalización Objetivos de pérdida de peso con el tiempo.

El Dr. Nicholson señala que si bien la cirugía bariátrica puede ser efectiva para ayudar a los pacientes a lograr la pérdida de peso a largo plazo, no debe considerarse a la ligera: “La cirugía bariátrica conlleva riesgos como cualquier otro procedimiento quirúrgico, por lo que solo debe considerarse después de una evaluación cuidadosa por parte de un médico calificado que se especialice en este tipo de procedimiento”. Y añade: “Es importante que los padres entiendan que la cirugía bariátrica está destinada a ser utilizada como parte de un programa integral que incluye cambios en el estilo de vida, como hábitos alimenticios saludables y actividad física regular”.

El Dr. Nicholson concluye: “Este es un hito importante en el reconocimiento de la obesidad infantil como una afección médica grave que requiere intervención más allá de la dieta o el ejercicio solo”. Agrega: “Tengo la esperanza de que estas pautas ayuden a más familias a tener acceso a tratamientos seguros como la cirugía bariátrica que, en última instancia, pueden conducir a una mejor calidad de vida para nuestros jóvenes”.

comments

Name

Lorem Ipsum is simply dummy text of the printing and typesetting industry.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x